Chiste jesuita

 

El papa negro (si no entiende, querido lector, guglee).

El papa negro (si no entiende, querido lector, guglee).

Una familia argentina, residente en Italia, va a buscar a los franciscanos para pedirles un favor.

—Hermanos, estamos participando en un concurso para ganar un Maserati. ¿Podrían ofrecer una novena por nosotros, por favor?
—Claro, pero ¿qué es un Maserati?
—Es un auto de lujo, hermano.
—¡De ninguna manera! ¡Nosotros no rezamos novenas por esas cosas!

Entonces van donde los jesuitas.

—Hermanos, estamos participando en un concurso para ganar un Maserati. ¿Podrían ofrecer una novena por nosotros, por favor?
—¡Un Maserati! ¡Claro, tremenda máquina! Nosotros tenemos uno. Pero… ¿qué es una novena?

Lo malo del chiste es que es verdad.

Pero eso no es lo peor.

Lo peor es enterarse de que es verdad por un papa jesuita al que le molesta que se recen rosarios: son cosas del pasado, dice, cosas que dan risa, dice, cosas que le preocupan.

Anuncios

Adivine el personaje [II]

Como probablemente ya sepan nuestros lectores, cada dos años tiene lugar la Bienal de Venecia, una muestra internacional en la que distintos países exponen cosas a las que inexplicablemente siguen llamando música, pintura, escultura, arquitectura, etc. Supuestamente es un honor ser invitado a exponer un pabellón, y este año la Bienal ha condescendido en otorgar este honor al Vaticano. Embargado por tal reconocimiento, el Vaticano aceptó, y le encargó la organización de su pabellón a nuestro “Adivine el personaje” de esta ocasión. Adivínelo, estimado lector, y sáquese el aburrimiento postconciliar del cuerpo.

Nuestro personaje:

  • Ha dicho explícitamente que  “No quiere [nuestra muestra] ser arte litúrgico”, y que “No hemos pedido a los artistas crucifijos o vírgenes”.
  • En vez de eso, les dio “la garantía de hacer lo que quisiese[n]”, según testimonio de uno de ellos, el fotógrafo checo Josef Koudelka, a quien, por supuesto, seguramente todos conocemos porque es un importantísimo artista, muy renombrado, familiarizado con la Iglesia y con la creación bíblica y el pecado original (el tema del pabellón vaticano), tal como demuestran sus propias palabras: “La propuesta me interesaba mucho porque la ‘decreación’, la ‘destrucción’ es algo de lo que me ocupo desde hace 30 años. Lo que era importante para mí es que mi obra no fuese vinculada a la religión, que nadie preguntase si soy o no soy católico. Mi religión es la libertad”.
  • Con esa libertad, la institución de nuestro personaje pidió a los artistas que se inspiraran en los primeros once capítulos del Génesis, a los que se refirió con las siguientes palabras: “[…] misterio de los orígenes, […] la aparición del mal en la historia, […] la esperanza y […] los proyectos de los hombres tras la devastación simbólicamente representada en el diluvio”.
  • Como los artistas probablemente no lo entendieron, para explicarles mejor de que se trataba su oficina les dijo que eran “argumentos relacionados con la creación, la pareja, el amor, la salvaguardia del creado [errata por “de lo creado”] […] pero también la caída en el pecado original y por lo tanto el mal, la violencia, la opresión de los pueblos, el diluvio universal […] la peregrinación hacia la fe de Abraham”.
  • Nuestro personaje reveló que le habían encargado la participación del Vaticano en la edición anterior de la Bienal, pero que su oficina decidió declinar porque “No habríamos podido garantizar una representación verdaderamente significativa de artistas”, (cosa que sí le parece que ha ocurrido en esta ocasión).
  • Otros de los artistas escogidos por nuestro personaje son los milaneses de Studio Azurro, que se encargarán de la muestra “De la creación”, el primero de los núcleos temáticos del pabellón. Se trata de una instalación audiovisual interactiva “que pone al hombre en el centro de la escena, y como tal alude al momento en que Dios lo crea”.
  • Nuestro personaje afirma que sus objetivos con la participación del Vaticano en esta muestra son “instaurar e incentivar las ocasiones de diálogo en un contexto cada vez más amplio y diversificado“, así como “sacar a la Iglesia de conceptos de principiante” en cuestiones artísticas.

¿De quién se trata?

a) Un artista liberal y ateo contratado por el Vaticano debido a un error

b) Una artista lesbiana postcomunista drogadicta atea proaborto miembro de Femen, encargada de la muestra

c) Un funcionario de la Bienal de Venecia designado para organizar la vaina del Vaticano (que nadie en la Bienal comprende), debido a que es el único que alguna vez hizo la primera comunión

d) El cardenal Gianfranco Ravasi, presidente del Consejo Pontificio de la Cultura y uno de los papables en la última fiebre electoral vaticana a raíz de la renuncia de su santidad Benedicto XVI.

e) N. A.

(Nota: Hemos recibido tantas y tantas quejas de nuestros venticuatro lectores por la dificultad de la anterior edición de nuestro jueguito, que en esta oportunidad hemos decidido soltar una pequeña pista: recuerde, querido lector, que el Sacrosanto Concilio Vaticano II ha querido que la Iglesia se abra al mundo y no al revés).

Adivine el personaje [I]

Conocedores del aburrimiento, no pocas veces acédico, que asedia —no pun intended— a nuestros amigos neoconservadores vecinos en el ciberespacio, el equipo de redacción de El Blog del FAQ ha pensado en una divertida propuesta: el novedoso entretenimiento “Adivine el personaje”. Amigo o amiga neoconservador(a) que nos lees y te duermes amodorrado en el almíbar postconciliar del “Todo va primaveralmente de maravilla”: ¿te cansaste de seguir pensando que los buenos son los buenos y los malos son los malos?; ¿te pican acédicamente las ganas de pasarte al lado progresista de la fuerza y pensar que los buenos son los malos y los malos son los buenos? No te preocupes, El Blog del FAQ tiene para ti —franciscahumildemente— la solución: el nuevo juego “Adivine el personaje”. A través de amenas y divertidas adivinanzas, romperás tus paradigmas y te sacudirás el molde de encima.

Para empezar con el pie derecho (perdón por la palabra), te proponemos una adivinanza no tan fácil. Esta vez no es un personaje sino una institución: ¿de cuál se trata? Empecemos.

¿De qué institución se trata?

a) Confederación Francesa para el Matrimonio Gay

b) Asociación de Lesbianas, Travestis, Gays, Bisexuales, Heterosexuales Comprometidos y Tutti Frutti de Francia

c) Federación Francesa en Pro de la Destrucción de la Familia y de Cualquier Valor Humano

d) Conferencia Episcopal Francesa

e) N. A.

 ¡Adivine el personaje! Hay fabulosos premios (por ejemplo, salir del error y vivir en la verdad).